Una institución centenaria dedicada a la educación de las mujeres

La Institución Teresiana fue creada por el sacerdote y pedagogo Pedro Poveda Castro con la ayuda de María Josefa Segovia en 1911, con la intención de elevar el nivel cultural de la mujer española que era muy deficiente en esos momentos, para lo que creó academias-internados para normalistas, escuelas de párvulos, primera enseñanza y adultas, clases nocturnas para obreras y centros pedagógicos.

Como las Academias surgieron en medio de la batalla del laicismo y confesionalismo en la educación que se estaba llevando a cabo en España durante esos años, su fin principal era formar con identidad católica a las futuras educadoras y por lo tanto el núcleo fundamental de las mismas lo constituyeron las alumnas de magisterio, aunque también ampliaron la posibilidad a las alumnas de estudiar Bachillerato y Comercio, además de las carreras universitarias, siguiendo cuando era posible programas propios o bien adaptándose a los vigentes en los centros oficiales. Las distintas Academias-Internados femeninos tuvieron como eje transversal la superación permanente, actuando desde tres indicadores: atención a las clases populares, actualización pedagógica del magisterio y renovación metodológica de la enseñanza. Cada una de las Academias incluyó internados cuya normativa estaba recogía en los respectivos reglamentos, que serían signo y garantía para los padres del aprovechamiento intelectual y sólida formación cristiana y humana de sus hijas.

Para hablar de la Institución Teresiana en Málaga debemos remontarnos a 1914, que en ese momento contaba con un 82,99% de analfabetismo femenino, que es cuando se materializa el primer centro educativo de la institución en la ciudad, con el compromiso de trabajar a fondo por la educación de la mujer malagueña. Este nace por la petición de la directora de la Escuela Normal de Málaga, doña Suceso Luengo, quien, conociendo un centro semejante en Jaén, le solicita a Pedro Poveda formar uno similar en Málaga.

De esta manera comienza a funcionar a primeros de octubre de 1914 la Academia Internado para estudiantes de Magisterio situado en la Calle Casapalma nº6, estando en la dirección Francisca Ruiz Vallecillo. Con ella forman equipo las señoritas Gómez Linares, Victoria Kent, que se trasladaría a Madrid en 1917 para estudiar bachillerato, y doña Laura Vallejo.

También en 1917 el centro se traslada a la calle Alcazabilla, al quedarse pequeño el local anterior. En este caso la directora pasa a ser una joven Marina de Torres y el uso del edificio sigue siendo el mismo, es decir, para la formación de jóvenes señoritas que quieren ser maestras y que permanecen allí internadas, pero se ampliaron las clases para obreras y desde ese año se incorporó a las actividades primeras, la preparación de oposiciones de ingreso en el Magisterio Nacional.

Continuando con los cambios de edificio, llegamos a 1920 donde la Academia pasa a encontrarse en la calle Císter haciendo esquina con Pedro de Toledo, antigua sede del Museo de Bellas Artes. Se trata de una espléndida casa de cuatro pisos, cuarenta habitaciones y grandes patios. El número de aulas era de siete y medían entre los 5,6 y 9,5 metros de largo por entre 3,5 y 4,5 metros de ancho y los 3,6 y 4,6 metros de alto. Estamos hablando de clases de un tamaño más o menos amplias y de techo alto.

En esta década se empieza a intensificar la función educativa dando clases de adultas para trabajadoras, cursillos para las alumnas, también se dan conferencias, clases de párvulos, primera enseñanza, bachiller y normalistas. Además, como novedad para esos años, se realizan excursiones que ayudan al aprendizaje de las jóvenes.

Y llegamos a Monte Sancha, donde desde 1963 se encuentra ubicado el Colegio hasta la actualidad. Al año siguiente de la inauguración del Centro cambia de denominación, pues pasa de ser Academia Internado a ser llamado Colegio Academia Santa Teresa. Aun así, su actividad continúa siendo la de la Academia-Internado de 1914, basándose en los principios pedagógicos de Pedro Poveda y manteniendo tanto alumnas internas como externas, aunque esto duró poco y el internado desapareció a principios de los años 70.

A partir de los años 90, y con la entrada en vigor de la LOGSE el colegio se convirtió en mixto, donde se puede estudiar educación infantil, primaria, secundaria y educación especial.

El edificio de Monte Sancha

El último edificio donde se ha trasladado la educación de la Institución Teresiana en Málaga es tan singular que merece mención especial. Si hay algo que destaca a simple vista de este Centro es su singular arquitectura que ayudó a la actualización pedagógica, desarrollando una nueva distribución de espacios, de organización escolar e incluso de metodologías.

Como se puede apreciar en la imagen, la estructura del Centro sigue las directrices pedagógicas más avanzadas y reúne condiciones inmejorables para llevar a cabo una enseñanza con métodos activos.  Construido de manera escalonada, cada una de las clases posee una terraza particular. Además, gracias a su orientación, por sus ventanales entra gran cantidad de luz natural. Luz que entra por el lado izquierdo de la clase tal como se recomienda. Por otra parte, cabe destacar también su ubicación. Situado en la ladera sur del Monte de Sancha, se encuentra en su mayoría rodeado de naturaleza y aislado de ruidos. Años atrás toda esa zona se encontraba menos construida y por lo tanto tenía más monte, aun así, hoy en día pueden seguir disfrutando de un entorno singular y de unas vistas fabulosas directamente al mar desde cada una de sus clases.

Bibliografía recomendada

-ROSIQUE, Francisca (Ed). Historia de la Institución Teresiana (1911-1936). Madrid, Silex, 2014.

-Cien años en Málaga. 6 de febrero de 2015. Recuperado de http://combocomunicacion.com/pruebaInsTeresianas/index.php/actualidad/al-filo-de-los-dias/item/8-cien-anos-en-malaga.

-La institución Teresiana En Málaga. Itinerario por la ciudad, centenario de la presencia de la institución teresiana en Málaga. 2014. Asociación de madres y padres de alumnos/As del colegio academia Santa Teresa.

Isabel Grana Gil

Isabel Grana Gil es Profesora Titular de Historia de la Educación en Andalucía de la Universidad de Málaga. Actualmente sus líneas de investigación se centran en la Depuración franquista de los docentes y la historia de la Educación de las mujeres.  Pertenece a la Sociedad Española para el Estudio del Patrimonio Histórico-Educativo (SEPHE), Sociedad Española de Historia de la Educación (SEDHE), Sociedad Española de Pedagogía (SEP) y Sociedad Española de Educación Comparada (SEEC).

E-mail: imgrana@uma.es